Edimburgo, la ciudad de los mil espíritus

Visitar Escocia en pleno invierno da la posibilidad de indagar sobre otras cuestiones que no son, simplemente, estampas turísticas del lugar. El invierno es crudo, aun así, los turistas están por todas partes: caminan abrigados hasta las pestañas. Por momentos y casi por necesidad, se refugian en las cafeterias para lograr entibiar sus estómagos  gozar por un rato de un ambiente calefaccionado. Cuando todo está en orden, a la calle nuevamente y así se recorre esta ciudad que es tan bella como lo son sus habitantes.

fullsizeoutput_ed8fullsizeoutput_edb

La ciudad huele distinto. Me costó darme cuenta pero es el mismo aroma que se huele cuando nos acercamos a alguna de as muchas destilerías de whisky que hay en este país. Es la ciudad de los espíritus. Aquí flotan las palabras  que J. K. Rowling escribió en los bares de esta ciudad y que, luego de andar por varios editores, se convirtió en el boom de las novelas en saga. Aquí todo refiere a Rowling, los locales referencian su nombre por cualquier motivo que los pueda vincular y, si no lo tienen, lo inventan…

Aquí flota es espíritu de un perro, Bobby, que es el emblema de la ciudad porque sobrevivió durante 14 años a su dueño, John Gray, cuidador del Cementerio de Greyfriers, instalado sobre su tumba, hecho que provocó la conmiseración de toda la ciudad y hasta fue galardonado con el titulo de “Ciudadano Ilustre”

Y, por supuesto, anda por ahi el espíritu siempre inquieto de María, la Reina de los escoceses. Con quienquiera que se hable Maria es la referencia, el símbolo de esta nación que, por sobre todas las cosas, enaltece sus tradiciones a costa de cualquiera que intente obstaculizarlo. Y, como para mi, la gente hace a la belleza de los lugares que visito, los escoceses resultaron ser de una belleza humana que no esperaba. Desde el inspector de Migraciones que me recibió en el aeropuerto con las preguntas de rigor hasta cualquier ser humano con el que pude dialogar aquí, me mostraron  una sensibilidad y una caballerosidad, un respeto y una alegría en el servicio que no es habitual cuando uno viaja.

Me maravillan los pueblos que no olvidan sus orígenes a pesar de la adversidad de su historia. Y en este caso, habiendo perdido su independencia como país, han logrado hacer respetar su cultura con un nivel de intensidad que hasta pudieron convencer a los ingleses de oficializar el uso del Kilt o hacer prevalecer el presbiterianismo sobre el anglicanismo. Iglesias austeras, que se utilizan tanto para el oficio religioso como para otras funciones que sean necesarias, también son parte de la cultura escocesa

IMG_3399

La llegada del presbiterianismo de la mano de John Knox fue a condición de que aquellos que participaran de la comunidad religiosa debían ser educados. A los efectos de ello se abrieron  escuelas y se promovió la instrucción. Ello generó, entre otras cosas,  la gran cantidad de estudiosos, investigadores, científicos, pensadores, en toda los ámbitos, que Escocia nos ha legado. Adam Smith, David Hume, Dunlop y la rueda de caucho, Graham Bell y las comunicaciones y más cerca nuestro, los avances en Genética que produjeron la primera clonación animal: Dolly, la oveja que se expone en el Museo Nacional de Escocia.

fullsizeoutput_ed2

La devoción por los poetas nacionales emociona. El monumento que encarna el Centro de la Ciudad Nueva podría confundirse con el Albert Memorial pero, por el contrario, es el homenaje de un pueblo a su escritor estrella, a Walter Scott

IMG_3507IMG_3509

Tal es el amor hacia él que la estación central de Edimburgo lleva el nombre de una de su obras “Waverly”. Robert Burns es el otro poeta libertario  que aman y a quien dedican una semana de fiesta en su honor. El 25 de enero es el día de su cumpleaños y todos los escoceses se reúnen a la salida de sus trabajos a celebrar bailando el Ceilidh, comiendo el típico Huggis muy bien regado con un buen whisky, que de esos hay para elegir. Estos días ya se estaba promocionando este festejo en todos los bares

IMG_3460

Pero en tanto ello ocurre también conviven con una monarquia que no han querido. El palacio de Holyrood, casa de verano de la Corona Real, recibe a la familia  todos los julios para iniciar sus vacaciones estivales. La visita al Palacio tiene la particularidad de hacer sentir a sus visitantes que es una casa que funciona. El sector histórico logra que volvamos a Maria y a su historia de triste mujer y reina traicionada pero se observa también cierta vitalidad que lo aleja de un simple museo.

IMG_3497fullsizeoutput_f2b_MG_2308_MG_2312IMG_2319IMG_2321

_MG_2295

Edimburgo es una ciudad increíblemente bella pero su gente ,guardiana de tradiciones tan antiguas, merece todo mi respeto y admiración. Da para mucho más pero sin es con calorcito, mucho mejor. Queda para la próxima entrada, mi viaje por las Highlands y el misterio del Lago Ness

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s