El encuentro con el arte es cuestión de atreverse a mirar: Iglesia de San Maurizio, Milán

Caminar las calles de Milán es aventurarse a la sorpresa de aquello que no esperamos. Milán, la ciudad del glamour, la moda, las finanzas, la industria es más de lo que muestra, como concluí en una entrada anterior. El encuentro con el arte se oculta en pequeñas dosis,  es solo cuestión de atreverse a mirar. Eso me ocurrió mientras caminaba Corso Magenta hacia el Duomo y me atreví a explorar una pequeña/gran Iglesia en mi camino.

La Iglesia del Monasterio Maggiore, llamada de San Maurizio, se ubica anexa a un conveto de religiosas benedictinas testimoniando el alto nivel alcanzado por la arquietectra lombarda.De época carlingia fueron utilizados partes de un antiguo edifio romano por lo cual, es de suma importancia, recorrer el Complejo Arqueológico que alberga.  La iglesia se presenta con una fachada de tres plantas con pilastras y un planteo muy simple se repite en el costado izquierdo.

1
Fachada de San Maurizio

Impacta y sobrecoge encontrarse en un ámbito de tal exaltación de color en un espacio religioso, algo así como una enorme obra de arte que no se termina de recorrer. El interior es mucho más suntuoso. Consta de una sola nave dividida en dos partes por una pared transversal que separa el lugar dedicado a la iglesia pública  que tiene entrada por Corso Magenta de áquel dedicado al coro de monjas.

San Maurizio (2) 1500X995
Altar mayor

Ambas zonas del coro y la Iglesia tienen las paredes totalmente cubiertas de pinturas al fresco atribuidas a Bernardino Luini y a otros artistas lombrados del siglo XVI con una clara armonía entre la decoración pictórica y su arquitectura. Las pinturas de Luini fueron la última obra del maestro en 1530.

_MG_7758

_MG_7765 _MG_7764

El lado público presenta obras sobre la vida de Santa Ursula y San Maurizio como también una Asunción de la Virgen y una pala centras con  una Adoración de los Reyes Magos de Antonio Campi.

La obra habría sido patrocinada por Ippolita Sforza al momento de tomar los hábitos su hija Alessandra en 1522, de ahi que los padres de la monja formen parte del repertorio de la obra de arte .

En la parte reservada a las monjas la pared divisoria presenta imágenes de Santa Catlina, Santa Agueda, , la Cruxifición y Cristo Muerto con una bóveda de atractivo cielo estrellado con Dios Padre, Evangelistas y ángeles.

Lombardia_Milano8_tango7174
Boveda

_MG_7770

Uno de los frescos más atractivos es  EL arca de Noe de Aurelio  Luini junto con el imponente órgano construído en 1554.

17_lmd80-00017_13
El arca de Noe
_MG_7761
Organo

En 1798 el monasterio fue suprimido y así la obra perdió brillo.En 1964, ante el abandono, se intervino para salvar algunos de los frescos más afectados por la humedad y en 1986 comenzaron las campañas de restauración.

El día de mi visita todavía se trabajaba al respecto a pesar de que la gran restauración finalizó en 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s