Pinceladas de Historia. Un rincón para la memoria en Buenos Aires

Estrictamente, los pueblos y los grupos solo pueden olvidar el presente, no el pasado.En otros términos, los individuos que componen el grupo pueden olvidar acontecimientos que se produjeron durante su propia existencia;no podrán olvidar un pasado que ha sido anterior a ellos, en el sentido en que el individuo olvida los primeros estadios de su propia vida. Por eso cuando decimos que un pueblo recuerda, en realidad, decimos primero que un pasado fue activamente transmitido a las generaciones contemporáneas (…) y que después ese pasado transmitido se recibió como cargado de un sentido propio: En consecuencia un pueblo olvida cuando la generación poseedora del pasado no lo transmite a la siguiente o cuando ésta  rechaza lo que recibió o cesa de transmitirlo…”

Yosef Hayim Yerushalmi, Reflexiones sobre el olvido.

Estas palabras cargadas de tanto sentido y que generan la necesidad de leerlas una y otra vez para interiorizarlas, me hicieron sentir la necesidad de escribir sobre la memoria y el olvido. La historia, que es mi profesión primera, se nutre de ambas. Decía Galeano en “Memorias y Desmemorias” que cuando la memoria está viva no contempla a la historia sino que invita a hacer historia.La memoria dice el gran autor de “Las Venas Abiertas de América Latina” no tiene vocación de ancla sino de catapulta…es un punto de partida, es un mar de esperanza.

Cuando recorrí hace un tiempo el nuevísimo Parque de la Memoria en Costanera Norte, a orillas del Rio de la Plata que baña y enorgullece tanto a uruguayos como a argentinos, recordé todo lo que había ido estudiando sobre Memoria y Olvido, no solo en la Historia sino también en mis estudios de Psicologia.

El Parque abarca 14 hectáreas y allí se encuentra el Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado en la Argentina y varias esculturas conmemorativas. Es un sendero-rampa con la forma de una herida gigantesca en el cesped en dirección al río, donde están los nombres de los desaparecidos durante la Dictadura Militar (1976-1983). Los nombres fueron ubicados de modo tal que, aún, una persona de baja estatura pueda tocarlo con la mano. Además, cuenta con un espacio que permite la incorporación de los nombres de aquellos detenidos- desaparecidos o asesinados durante el período citado, que pudieran denunciarse en el futuro. Es de destacar que el criterio que ha primado en la reserva de espacio mencionada ha sido en efecto sumamente previsor, ya que hay espacio para 30.000 nombres (la cifra usualmente repetida de desaparecidos) pero figuran 10.700 nombres

 

Imagen

 

Imagen

La iniciativa de acompañar el Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado con un conjunto de obras de arte contemporáneo conlleva la afirmación de que el arte, en las antípodas del autoritarismo, genera libertad de pensamiento y promueve la reflexión y la elaboración del trauma social provocado por el terrorismo de Estado en la Argentina.

Imagen

“30.000” es una obra realizada por Nicolas Guagnini. Recuerda el número de posibles desaparecidos durante la dictadura y está realizada con 25 columnas de acero de 4 mts de altura

Imagen

“sIN Titulo” es una escultura de Roberto Aizemberg hecha con bronce laminado.

Imagen

“Monumento al Escape”, obra de Dennis Oppenheim realizada con vidrio coloreado y acero.

Imagen

“Carteles de la Memoria” son 53 carteles viales realizados por el Grupo de Arte Callejero tomando el concepto de la señalización como factor artístico de memoria.

Imagen

“Pensar es un hecho revolucionario” de Marie Orezans. Dice la autora:
“Pensar es un trabajo que cada uno debe hacer todos los días. Pensar nos distingue como seres humanos…
Pensar significa dudar, analizar, buscar, proyectar, dialogar, reflexionar…
Pensar es considerar al otro…tener presente que cuando uno habla hay otro que escucha.
Pensar significa libertad…
Pensar es la construcción del futuro…
Pensar es algo que poseemos y que tenemos que desarrollar. Pensar es una forma de transformar y mejorar las condiciones de vida a las que todo ser humano tiene derecho. A través del arte desarrollar el pensamiento…la libertad…la justicia…la humanidad…
La propuesta es un texto inscripto en cemento o piedra, color beige,
donde hay que buscar la composición de la frase.
La frase está inscripta en el vacío. Las letras traspasan el cemento o la piedra.
La frase está fragmentada, continuando la idea de lo roto…poniendo en evidencia lo inconcluso…
significando la interrupción de las vidas perdidas.
Pensar es un hecho revolucionario.”

Imagen

“La reconstrucción del retarto de Pablo Miguez” de Claudia Fontes. Pablo tenía 14 años cuando fue privado de su libertad en 1977 y así lo recuerda Claudia como faro, como guía, como señal para quien se acerca, como una presencia a distancia que se revela por los destellos de luz que desprende.

 

Cada uno de los hitos de este Parque son simbolos de dejan una huella para aquel que se detiene y los observa y recuerda y hace el esfuerzo de no olvidar. Porque la memoria nos contituye, nos da identidad. El parque es un rincón de nuestra memoria, como personas, como país, como habitantes de un mundo que busca caminar, eso espero, hacia un lugar más humano, donde el hombre sea verdaderamente digno de ser hombre

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s