Viajar entre amigas

Siempre viajar nos abre a un a eterna gama de sensaciones desconocidas, tanto que no sabemos que ocurrirá con nosotros ante cada nueva imágen, sonido, aroma, vivencia. Tanto más si viajamos con amigas, esas que, cómplices, comparten las mismas ansias y la misma alegria puesta en esa escapada libertaria que nos aleja del diario caminar.

Desde la preparación del viaje hasta el retorno tienen un sabor diferente de cuando viajamos  con familia….desde tener que armar valija para uno hasta pensar como organizaremos las habitaciones, con quien compartiremos las salidas, que visitas haremos o qué comeremos…y en particular, qué tiempo le dedicaremos a hacer compras, cita ineludible en un viaje de amigas!!!! Todo debe ser consensuado pero a la vez desde un lugar de gran libertad, sabiendo que si olvido algo alguna me lo podrá facilitar….ubicando los roles que cada una es capaz de asumir en el grupo: la más lanzada, lás mas reflexiva, la más cuidadosa con la economía o la más consumista, la que le interesa aprender y la que solo viaja para relajarse y divertirse.

Lo inesperado también ocurre, desde las discusiones más infantiles hasta las lágrimas producto de una emoción profunda que sólo las mujeres podemos entender y, si, son amigas, se resuelven en un abrazo y terminan en eternas risas. Las risas, esas que nos tientan hasta hacernos llorar son los momentos más sublimes de estos viajes. Reirse como niñas es tan curativo, nos hace volver a una etapa de nuestra vida en que solo la risa tenía entidad.Desde perder la llave del candado de na valija con la ropa adentro hasta perderse del grupo y no saber donde encontrarse, desde uapar de copas de más hasta la espera en un aeropuerto por la demora de un vuelo….todo puede ser motivo para generar clima de diversión.

Las mujeres tenemos un costado de niñas que aparece siempre que muchas mujeres se juntan para hacer cosas que las hacen felices. Todo tiene lugar ahi: los hijos, los maridos, los miedos, los proyectos, las expectativas, los mandatos y hasta las confesiones menos esperadas.

Un viaje de amigas es un respiro, un mimo al alma, una receta para seguir, un consejo saludable. Es una sana costumbre.Imagen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s